En cuanto a su distribución por nivel socioeconómico, 98 por ciento de los beneficiarios pertenecen a hogares con un ingreso inferior al cuarto decil.